Elige tu país

Elige
alt alt

"BERETTA DESDE 1526 HASTA HOY"

La dinastía industrial más antigua del mundo: quince generaciones de capitanes que han sabido innovar, creando un modelo de negocio adelantado a su tiempo. Esto es Beretta.

Todo comienza en 1526. Era el 3 de octubre cuando el Maestro Bartolomeo Beretta da Gardone (1490 - 1565/68) entregó 185 cañones de fusil al Arsenal de Venecia, a cambio del pago de 296 ducados. El comienzo oficial de Beretta está escrito en un pequeño trozo de papel, que hoy lo llamamos factura, descubierto y guardado en el archivo estatal de la capital del Véneto. Sin embargo, el hecho de que Bartolomeo ya hubiera adquirido el título de Mastro, y que sus productos fueran elegidos por la Serenissima, hace suponer con un buen nivel de certeza que Beretta había estado activa desde, al menos, dos generaciones anteriores. 

Así se origina una historia productiva familiar que continúa ininterrumpidamente hasta nuestros días. A través de generaciones: los secretos y la atención por los detalles que Jacopo aprende de su padre Bartolomeo los legó a su hijo Giovannino (1550-post 1577) y a su sobrino Giovan Antonio (1577-post 1649) y así sucesivamente, un siglo tras otro. A principios del siglo XIX, Pietro Antonio Beretta (1791-1853), a pesar de las muchas dificultades de las dominaciones extranjeras, viajó a lo largo y ancho de Italia con el objetivo de mostrar la excelencia de sus productos y conseguir nuevos pedidos: él fue el responsable de la perfección del arte de fabricar cañones de ánima lisa para rifles y pistolas; además de registrar el nombre actual de la empresa: Fabbrica d’Armi Pietro Beretta. Su hijo Giuseppe (1840-1903) continúa la incansable labor de su padre y logra abrir nuevos horizontes para la empresa en un mercado cada vez más vivo e internacional, dando un fuerte impulso a la exportación y distribución de algunos de los mejores productos extranjeros en Italia. Fue suya la elección de concentrar la producción en armas finas y la profunda renovación de la maquinaria, así como la adquisición de nuevas habilidades técnicas. Giuseppe Antonio también fue el responsable de la construcción de la nueva sede general que, aún hoy, alberga la sede de todo el Grupo Beretta.

El comienzo del siglo XX es un momento crucial en la historia de la empresa. Es en estos años cuando Pietro Beretta (1870-1957) marca el punto de inflexión en el campo de la modernidad: Fabbrica d’Armi, que en ese momento contaba con 130 empleados, cambió de rostro gracias a la introducción de las más modernas técnicas de producción. El impulso por patentar numerosos mecanismos, dispositivos y tecnologías de construcción que hacen de Beretta no solo la fábrica de armas más importante, sino también una de las empresas más modernas y eficientes del mundo, es muy fuerte. El número de empleados alcanza los 1.500 trabajadores. Inteligente, intuitivo y carismático, Pietro Beretta introdujo la fabricación de la primera pistola semiautomática, la 1915 calibre Glisenti de 9 mm, adoptada por el Ejército Real; una de las primeras ametralladoras, el “mosquete automático 1918”; y luego el famoso MAB 1938 (Moschetto Automatico Beretta).  En 1923, el poeta Gabriele d’Annunzio creó el lema «dare in brocca» (dar en una jarra), dar en el blanco, representado con el símbolo de las tres flechas que golpean tantos círculos. Inspirado en el mundo del combate naval, el logotipo fue creado por el escultor Marussig en la pila del centro de la entrada, utilizado por d'Annunzio como papel de carta, reproducido en uno de sus coches, en el avión que sobrevolaba Viena y en las vidrieras de Schifamondo. Desde el 20 de diciembre de 1949 es el logotipo oficial de Beretta. En 1933, se completó el proyecto de la Serie SO, la primera escopeta superpuesta italiana para caza y tiro deportivo: un arma destinada a convertirse en un punto de referencia en el mundo de las escopetas de lujo fabricadas completamente a mano. Sus hijos, Giuseppe (1906-1993) y Carlo (1908-1984), continúan el trabajo de modernización de su padre, desarrollando el carácter multinacional gracias a la conquista de nuevos mercados y al inicio de actividades comerciales y productivas en otros países, incluida América. Y los mercados premian de inmediato esta valiente visión. En sus años, nacieron productos como el BM59, adoptado como fusil de asalto por el ejército italiano, o el subfusil PM12. Imposible no mencionar la creación, a mediados de los años 50, de las escopetas que durante más de veinte años han sido el referente de todo cazador: la Beretta S55 y la semiautomática A300. En 1975, Beretta fabricó la pistola semiautomática de calibre 9 mm parabellum modelo 92 destinada a convertirse en un icono mundial, así como una de las armas de fuego más compradas del mundo: actualmente la producción alcanza casi los 4 millones de piezas y el arma se suministra a numerosas Fuerzas Armadas y Policiales de todo el mundo

alt alt

Llegamos a la actualidad. La dirección de la empresa por el Cavalier Ugo Gussalli Beretta, decimocuarta generación, amplifica la fuerza expansiva iniciada a principios del siglo XX. Un impulso que anuncia los éxitos de los últimos años: fue suya la decisión de abrir una sede en Estados Unidos, principal mercado del sector armamentístico. Una elección pionera que condujo a la elección de la pistola 92FS en 1985 como arma oficial de todas las Fuerzas Armadas de EE. UU.: el nacimiento de una leyenda que, aún hoy, no tiene fin. No solo eso: con vistas a la diversificación y la necesidad de crear un ecosistema de productos relacionados con el arma, nace una línea de ropa y accesorios técnicos y de tiempo libre. En 1995, Beretta también abrió el canal «directo al consumidor»: se inauguró la primera tienda insignia en Madison Avenue, en Nueva York. A esto, siguió la “Beretta Gallery”, y, más recientemente, le han seguido otras 9 tiendas, llamadas Beretta Gallery, presentes en Dallas, Memphis, Buenos Aires, París, Londres (en Mayfair y dentro de Harrods), Moscú y Milán.

La posición de liderazgo, en los últimos años, ha sido consolidada y ampliada por su hijo Franco Gussalli Beretta: la marca directiva cada vez más dedicada a las nuevas tecnologías, a inversiones profundas y continuas en innovación para ofrecer productos de excelencia, a la contaminación con el mundo del arte y lujo, hacen de Beretta un modelo de negocio 4.0 que no pasa indiferente. Pero el ingrediente secreto sigue siendo uno solo: la producción de calidad sin restricciones enseñada por Bartolomeo hace cinco siglos. Esta será la Estrella Polar que también guiará a la decimosexta generación y a las generaciones venideras.

Fabbrica d’Armi Pietro Beretta es parte de Beretta Holding dirigida por Pietro Gussalli Beretta, hermano de Franco. La empresa matriz fue creada en 1996 para gestionar el desarrollo y la coordinación estratégica de la dinastía industrial más antigua del mundo. Gracias a su compromiso y visión internacional, el Grupo cuenta ya con 1.500 millones de euros de facturación y más de 6.000 empleados tras la adquisición, en agosto de 2022, del gigante europeo Ruag Ammotec, líder en la producción y distribución de armas ligeras. También forman parte del Grupo: Steiner, Sako-Tikka, Burris, Benelli, Franchi, Uberti, Stoeger, Chapuis, Holland&Holland y Centanex.